Sinusitis crónicas

SINUSITIS CRÓNICAS

Una sinusitis crónica corresponde a una inflamación crónica de la mucosa de la nariz y de los senos nasales. Es frecuente que se presenten los síntomas siguientes: nariz taponada, pérdida de olfato (anosmia), goteo, dolores de cabeza y estornudos. Las sinusitis crónicas se denominan «localizadas», o «difusas».

SINUSITIS CRÓNICA LOCALIZADA

Las sinusitis localizadas están vinculadas a la presencia de un foco infeccioso (a menudo dental) o a una anomalía de drenaje del seno afectado. Es indispensable consultar al médico ORL en ese caso. Tras el tratamiento de un posible foco infeccioso, suele ser necesaria la intervención quirúrgica.

 

Sinusitis crónica dental

Sinusite chronique dentaire

Sinusitis crónica por infección por hongo (“aspergilar”)

 Sinusite chronique aspergillaire

 

SINUSITIS CRÓNICA DIFUSA NO PURULENTA

Las sinusitis difusas están vinculadas a un ataque de toda la mucosa nasal y de los senos nasales. La causa más frecuente se denomina «poliposis nasosinusal». Esta enfermedad está marcada por la predominancia de la pérdida de olfato y suele estar asociada a un asma y a una intolerancia a la aspirina. En ese caso, hablamos de  «síndrome de Widal».
 La poliposis nasosinusal es una patología benigna de origen desconocido, que puede incapacitar la zona. El tratamiento de base consiste en lavados de la nariz y aplicación de espray de cortisona durante al menos 3 meses. Solamente se recomienda una intervención en caso de molestias significativas aunque se haya realizado un buen seguimiento local y sobre todo si hay asociado un asma. Esta intervención supone una ablación de los principales pólipos y una apertura de los senos, los que permite una mejor difusión del tratamiento local en posoperatorio. Es absolutamente indispensable proseguir el tratamiento local de forma prolongada tras la intervención para disminuir el riesgo de recidiva de los pólipos.

 

SINUSITIS CRÓNICA DIFUSA PURULENTA

Las sinusitis crónicas difusas purulentas están vinculadas a una infección crónica de los senos y están marcadas por un goteo purulento prolongado. El olfato se suele mantener en estos casos. El tratamiento suele ser médico y no es frecuente que se recomiende una intervención quirúrgica.